¿Cómo aseguro mi casa? Consejos prácticos para un buen seguro

¿Cómo aseguro mi casa? Consejos prácticos para un buen seguro

Aprende a hacer un seguro de hogar correctamente. Te contamos los aspectos a tener en cuenta para realizar una cobertura que te sirva y sea económica

Un seguro de hogar, también conocido como “combinado familiar”, es una póliza destinada a proteger los riesgos más frecuentes en cualquier casa o departamento.

Un seguro de hogar, también conocido como “combinado familiar”, es una póliza destinada a proteger los riesgos más frecuentes en cualquier casa o departamento. Esta póliza está integrada por muchas coberturas que protegen los peligros habituales, tales son:

  • Robo contenido, de los aparatos electrónicos, tv, computadoras, ropa, celulares, etc.
  • Incendio, tanto del edificio como de todo el contenido: muebles, ropa, bienes, pertenencias… absolutamente todo.
  • Rotura de electrónicos, el daño accidental de equipos de tv, audio, video o pc
  • Rotura de vidrios.
  • Accidentes del personal doméstico.
  • Daños a terceros (Responsabilidad Civil), la típica: el nene jugando rompió la ventana de un vecino, esta cobertura es para ese tipo de eventos.
  • Más otras muchas coberturas accesorias: daños por agua, daños por granizo, daños por robo, entre otras.

Ahora bien… ¿Cómo debo asegurar mi casa? El seguro de hogar como todos los seguros, se mide por sumas aseguradas, es decir valores para cada cobertura de las que antes detallamos. Debemos entonces establecer las sumas aseguradas para cada caso, aquí una simple forma de hacerlo:

  • Incendio edificio: cantidad de metros cuadrados cubiertos x valor del metro cuadrado (150 m2 x $1.500 = $225.500). Solo tomamos los metros cuadrados cubiertos, ya que el terreno obviamente no se quema.

Importante:

para Incendio Edificio debemos colocar el valor real del bien, siempre. He aquí la razón: Mucha gente piensa “Pongo una suma baja porque la probabilidad de incendio es bajísima”. Muy cierto es que la probabilidad de incendio de una casa es baja, pero el valor de esa cobertura es igual de bajo comparado con coberturas de mayor riesgo como Robo. Por otra parte, la cobertura de incendio edificio es a prorrata por lo que siempre hay que asegurar el valor real.

  • Incendio contenido: debemos estimar el valor de todo lo que tenemos, menos los equipos electrónicos (que llevan una cobertura particular). Esto es un poco más difícil de calcular porque depende mucho de los bienes de cada casa, pero $400 por metro cuadrado, se calcula que es una buena estimación. Para el ejemplo sería $400 x 150 = $60.000.
  • Robo: caemos en un asunto parecido al punto anterior, solo que aquí debemos también ponderar qué tan probable es que me roben todos los objetos de mi casa. Mucha gente elige asegurar todo, personalmente creo que solo es necesario asegurar los objetos atractivos para un ladrón y no es necesario cubrir aquellos bienes difíciles de robar, por ejemplo:
  • No es recomendable asegurar todos objetos de gran porte, los aparatos o bienes de gran tamaño son difíciles de mover y mucho más para un ladrón que debe actuar rápido: heladera, freezer, lavavajilla, lavarropas, secarropas y muebles en general. Para no pagar de más, solo colocar la suma del objeto más valioso.
  • Con la ropa es recomendable asegurar porcentaje del monto estimado como total. Es decir, si calculo que tengo $10.000 en ropa, aseguro el 50%, ya que la probabilidad de que me “vacíen el placar” es menor y lo frecuente es que los ladrones se lleven un bulto con el que puedan maniobrar y no les estorbe.
  • Para los objetos especiales que podamos tener como ser: instrumentos musicales, cámaras de foto, cuadros u otras “rarezas” es recomendable aclarar en la póliza la mayor cantidad de datos posibles y colocar su valor de mercado.
  • Ante un robo son muchas las sorpresas de los objetos sustraídos que al momento de contratar el seguro ni se te ocurren. Elementos como vajilla, elementos de belleza, perfumes, adornos, pequeños electrodomésticos, documentación importante y tantos otros, cuyo valor individual no es relevante pero sí cuando entramos a sumar. Para cubrir estos imprevistos, agregar un 10 a 20% más a la suma de robo.
  • Equipos electrónicos: decíamos que para los electrónicos como TV, LCD, equipos de audio, video y PC con sus insumos; existe una cobertura especial. Dentro del seguro de hogar se cubren por robo, incendio y daño. Esta última cobertura se es de gran importancia ya que son muy frecuentes los accidentes hogareños con estos aparatos. Para su correcto aseguramiento debemos colocar el valor de mercado de todos los equipos y pedir a la compañía que especifique en la póliza su detalle de marca y modelo.
  • Equipos portátiles: por último, todos aquellos objetos portátiles como notebooks, netbooks o cámaras digitales, debemos cerciorarnos de asegurarlos dentro y fuera de la casa. Ya que la mayor probabilidad de siniestro está mientras los transportamos. Debemos tomar su valor de mercado y especificar su marca y modelo en la póliza.

Ejemplo:

Para una casa de 150 metros cuadrados de 3 personas, 1 heladera, 2 tv, 1 DVD, 1 equipo de música, 1 PC con impresora, 1 órgano de $1.500, $7.000 estimados en ropa, 1 notebook, 1 cámara digital, tendríamos estas sumas aseguradas:

  • Incendio edificio $225.500
  • Incendio contenido $60.000
  • Robo contenido $8.400 (heladera como objeto pesado más caro $2.000 + $7.000 x 50% de ropa + $1.500 de órgano + 20% de cobertura para imprevistos)
  • Equipos electrónicos $7.500 (2 tv, 1 DVD, 1 equipo de música, 1 PC con impresora)
  • Equipos portátiles: $3.800 (notebook ­+ cámara digital)
Abrir chat